Nacionales Noticias

Militar sublevado denuncia torturas contra sus familiares

 

 

Fue uno de los militares que participó en el alzamiento militar del pasado 21 de enero del año 2019 en el sector popular de San José Cotiza. “Queríamos demostrar que el uniforme que teníamos era para recuperar la libertad de Venezuela”, dijo.

Cuando vio que la insurrección castrense ya no tenía posiblidades de éxito, y con el recuerdo de Oscar Pérez en la mente, decidió escapar, sin poder avisar a su familia. Ahora está en uno de los refugios de la Agencia de la Organización de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) y pide dinero para comer.

“Luego les dije que no se preocuparan por mi”, explicó en un video exclusivo para El Nacional, y agregó que luego sus parientes fueron hostigados por funcionarios de seguridad de Nicolás Maduro.

“Llevaron la represión a la mamá de mi esposa, saquearon y destruyeron mi casa completamente. Se llevaron todo. Luego se fueron a casa de mi mamá, de 63 años de edad, y se la llevaron, junto a mi sobrino. También saquearon la casa de mi mamá”, aseveró.

Denunció que “Eso fue un secuestro, no se la llevaron detenida, porque nadie sabía el paradero de ellos“.

Acusó a los funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) y del Comando Nacional Antisecuestro (Conas) por las acciones contra sus familiares.

Solano explicó que su madre fue “abusada sexualmente”. “Le metieron mano por todo el cuerpo y le partieron un brazo. También la torturaron psicológicamente. A un amigo minusválido le rompieron varios huesos, y mi no dan fe de vida de mi primo. Ninguno de ellos sabía de mi situación y lo que iba a hacer, pero todos ellos están bajo las órdenes de Nicolás Maduro y Diosdado Cabello“, advirtió.

Recalcó además que a su sobrina “le metieron la cabeza en la poceta” y que “le introdujeron una pistola en su vagina”.

Acnur conoce el caso de Solano y actualmente es atendido en los refugios debido a su situación de pobreza. Se conoció que está en estado de indigencia, y por seguridad no ha podido volver a comunicarse con su familia desde el incidente.

Su función dentro del movimiento de renegados de la Guardia Nacional Bolivariana era agruparse con el grupo de Cotiza en la Plaza Oleary.

Fuente informativa: El Nacional.