Más Noticias Salud

El paludismo se ha expandido en Venezuela y el mundo

 

*** Se producen unos 1.500 casos anuales en los EE.UU. Casi todos son adquiridos en el extranjero, pero un pequeño porcentaje se transmite a través de transfusiones de sangre o por el contagio debido a que mosquitos locales se alimentaron de inmigrantes infectados.

 VALLE DE LA PASCUA. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) tienen una aplicación de mapas en línea que muestran los últimos datos sobre la prevalencia del paludismo en todo el mundo; también incluyen el tipo de paludismo, los patrones de la resistencia y la profilaxis recomendadas (véase CDC Malaria Map Application).

 El paludismo es endémico en África, gran parte del sur y el sudeste de Asia, Corea del Norte y Corea del Sur, México, América Central, Haití, la República Dominicana, Sudamérica (que incluye la región septentrional de Argentina), el Medio Oriente (que incluye a Turquía, Siria, Irán e Irak) y la región central de Asia.

Hay entre 300 y 500 millones de personas infectadas en todo el mundo, con unas 655.000 muertes al año, la mayoría en niños de 5 años en África. En el pasado, el paludismo era endémico en los Estados Unidos. Se producen unos 1.500 casos anuales en los EE.UU. Casi todos son adquiridos en el extranjero, pero un pequeño porcentaje se transmite a través de transfusiones de sangre o por el contagio debido a que mosquitos locales se alimentaron de inmigrantes infectados.

 ¿Cuáles son los síntomas del paludismo?

Los síntomas del paludismo, o malaria, incluyen fiebre y un estado general similar al de la gripe, incluyendo escalofríos, dolor de cabeza, dolores musculares y cansancio. También puede causar náuseas, vómitos, diarrea, anemia e ictericia (coloración amarillenta de la piel y los ojos) debido a la pérdida de las células rojas de la sangre.

¿Qué tan pronto una persona puede sentirse enferma después de haber sido picada por un mosquito infectado?

Para la mayoría de las personas, los síntomas comienzan a aparecer de 10 días a 4 semanas después de la infección, aunque hay casos en los que una persona puede sentirse mal ya a los 7 días o tan tarde como 1 año después. Los tipos de paludismo, P. vivax y P. ovale, pueden provocar recaídas de la enfermedad debido a que algunos parásitos pueden permanecer inactivos en el hígado durante varios meses, e incluso hasta 4 años después de que una persona fue picada por el mosquito infectado. Cuando estos parásitos salen de la hibernación y comienzan a invadir los glóbulos rojos, la persona se enferma nuevamente.

¿Cómo puedo saber con seguridad si tengo paludismo?

Algunos ciudadanos al comienzo de la enfermedad, tienen fiebre, sudoración, escalofríos, dolores de cabeza, malestar general, dolores musculares, náuseas y vómitos. El paludismo puede convertirse, rápidamente, en una enfermedad grave y potencialmente mortal. La manera más segura para que tu proveedor de salud y tú, sepan si te has infectado con la enfermedad es haciéndote una prueba de diagnóstico en una gota de sangre, esta será examinada bajo el microscopio para detectar la presencia de parásitos de paludismo. Si estás enfermo y no hay ninguna sospecha de infección de paludismo, pero has viajado recientemente a una zona de riesgo, la prueba de sangre debe realizarse sin demora.

Las especies de Plasmodium que infectan a los seres humanos son:

  1. falciparum , P. vivax , P. ovale , P. malariae, P. knowlesi

Es menester mencionar que los esquemas antipalúdicos varían de país a país, debido a que se basan en estudios de resistencia a antimaláricos que se realizan de manera periódica, generalmente de acuerdo a un protocolo establecido por la agencia local de la Organización Mundial de la Salud. Se han observado resistencias de los parásitos a varios antipalúdicos. Las tasas de resistencia aumentan a medida que el uso de nuevos antipalúdicos también aumenta. La microscopía es el único método fiable para controlar la eficacia del tratamiento. Algunos de los fármacos que pueden emplearse son:

 

Primaquina: Tiene acción potente frente a las formas intrahepáticas llamadas hipnozoítos de P. vivax y P. ovale. Se puede emplear como profiláctico, pero se debe descartar la existencia de un déficit de glucosa -6-P- deshidrogenasa, ya que produce anemias hemolíticas graves en estos casos.

Cloroquina: presenta actividad esquizonticida rápida frente a las formas eritrocitarias, forma complejos con hemo y evita la cristalización. La cloroquina es el fármaco de elección para el tratamiento de la infección por P. vivax junto con primaquina . En Indonesia y Nueva Guinea han aparecido formas de P. vivax resistentes a la cloraquina. Los pacientes, en estos casos, pueden recibir tratamiento con otros fármacos como quinina o doxiciclina.

Atavacuona: posee efecto sinérgico con proguanil frente a P. falciparum. Inhibe el transporte electrónico mitocondrial del protozoo.

Derivados de artemisinina: presentan acción esquizonticida sanguínea rápida. Debido a su corta vida media se deben usar en combinación con otro antimalárico para evitar recrudescencias.

Lumefantrine: presentan acción esquizonticida sanguínea de larga vida media. Se usa en combinación con Artemeter para el tratamiento de malaria por P. falciparum.

Quinina: presenta actividad esquizonticida hemática, forma complejos con hemo que resultan tóxicos para el parásito. Se usa en áreas palúdicas con resistencia de P.

Falciparum: Se le debe asociar un segundo fármaco como clindamicina o doxiciclina.

Si hay resistencias suele utilizarse atavacuona- proguanil y en la malaria grave producida por P. falciparum se emplea quinina + doxiciclina y artemeter (artemisina).